martes, 23 de diciembre de 2014

Alguien mató algo



Vos me decís 
que se me cae 
la cara de tristeza.
Y te miro,
pienso en árboles.
En miles y miles de pájaros adentro mio.
Subiendo desde
el fondo de un agujero,
hasta mis ojos.
Azules, grises y negros. 
 Pájaros fríos, que no pueden volar.
Trato de mirarte pero los pájaros.
Mis ojos vómitan pájaros.
Estoy tan fría que ya no podés tocar.
No tengo ni encuentro palabras.
Miro hacía el frente, y se me están escapando,
saliendo afuera. 
Grises, negros y azules.
Pienso. Pájaros.
Los pájaros se comieron mis vestidos.
Los pájaros se comieron mi boca.
Los pájaros; alguien, algo.
Los pájaros se comieron mi tolerancia. 
Los pájaros se comieron tus miedos.
Los pájaros se escaparon de la jaula.
Pienso. Negros, azules y grises.
Los pájaros se están comiendo
mi cara que yace sobre la mesa.


viernes, 28 de noviembre de 2014

Formas


Fragmento 
de algo 
superior.


..."Estábamos en esa habitación vacía, blanca, barata.
La mesa de madera y las sillas con sus formas extrañas.
Tu cuerpo tirado como una remera usada, amoldada, a cada parte de la silla.
Tus ojos, fijos, en mi. Yo con esas remeras de tela suave color blanco. Siempre blanco.
El pelo rozandome por debajo de la cintura y ese pantalón de jean viejo, grande, gastado,alto,corto.
Mis pies desnudos arriba de tus rodillas. El silencio me pintaba los labios y vos con tu aire
despreocupado, libre, cómodo. Tus manos trataron de atraparme, y te corrí con los pies.
Nos reímos, con esa picardía que nos daba espacio a no decir nada.
El silencio te mordía la boca, y tus ojos esperando. La sed de mi cuerpo te marcaba con grietas.
Me senté encima tuyo tan lento como el tiempo me lo permitió. Justo sobre tu sexo, enderece mi cuerpo
firme y te besé entre el jadeo de tu boca. Mi cadera dibujaba círculos encima tuyo despacito sintiendo todas
las partes. Ya no existía nada más que la silla de madera y mi cadera encima de la tuya dibujando círculos suaves.
No te deje ponerme ningún dedo encima, ningún roze más que este.
Me besaste con fuerza, creyendo que de esa forma iba acceder, rápido, directo. Te mordí, y seguí moviendome encima tuyo, jugué con mi remera color blanco formando nudos de tela, inútiles. Me desabroché el botón del pantalón que llegaba hasta mi cintura. Tenías los ojos grandes, te deje mirar mi ropa interior floreada. Tus manos inquietas apuradas fueron directo a presionarme contra tu cuerpo, te frené, y las lleve a mis costillas. Apreté con mis manos las tuyas sobre mis huesos, entendiste que quería que dibujes formas y no que me agarres las tetas. Tus dedos temblorosos, bajaron y subieron por cada hueso marcado. Estábamos jugando. Jugando a dibujar formas uno sobre el otro. Yo, y mis círculos, tan digno de mi.
Deje caer mi mano derecha, por debajo de mi ropa interior y me toque. Los círculos cobraron más fuerza, y tus manos me apretaron donde terminaban mis costillas. Empecé a gemir, cada vez más continuo mientras tus manos me provocaban un dolor absoluto. Verdadero. Hermoso. Te besé, me besaste. Tus manos viajaron hacía mi espalda, y entraron por el espacio que había entre mi pantalón y mi cintura. Directo a mi culo, me arqué tanto como pude hacía adelante cuando llegaste. Sonreí sobre tu boca. Todo lo lento pareció irse esfumando de un tirón.
Tu sexo apunto de estallar debajo mio, vos destinándome,apretándome, con todo. En todo. Me alzaste y te besé tan rápido que no entendí ni cómo ni cuando,  empecé a decirte al oído "Cogeme" "Cogeme, ahora, ya".
Tus labios en mi boca mientras yo hablaba, me llevaste contra la pared, estrellaste contra la pared mi espalda haciendo que el aire rebotara dentro mio. Y entraste, como una bestia sin frenos. Como pude te saqué la remera y la mía, dejándolas caer.
Mis gritos cada vez más alto y vos brutal, pero brillante. Cada vez que subías me mordías los huesos de las claviculas, en cada bajada mis tetas, tu lengua, y yo; sintiendo que me partías todo el cuerpo.
Todo encima tuyo, todo adentro mío"...

lunes, 20 de octubre de 2014

miércoles, 15 de octubre de 2014

Juguemos a jugar.

 Les recomiendo (no) leer esto.

Juguemos a jugar. 
(En mi cuerpo con tu cuerpo)


Tus territorios están dentro de mi alcance.
Estoy trazando un mapa de tu cuerpo
Eso significa que me aprendí de memoria
tu universo.
Las grietas de tu boca, son mi lugar favorito.
Ya no soy una línea; soy cientos de lineas
en un vaivén sin frenos.
Tus pies. Tu voz. Tus pestañas.
Tus ojos. Tus manos.
Tus manos, encima, adentro, a través de mi
cuerpo.
Dibujandome y se arquea mi espalda hasta los
limites que permiten los huesos.
Estallan vidrios en mis ojos.
La raíz pálida del amor llenandose de colores.
Me ondulo, tiemblo, me quiebro toda. Quiero.
Quiero que me atrapes en tus manos y me
agarres las tetas, el culo. Que me aprietes a más
no poder contra tu sexo. Ahí, quiero sentirte
hasta las heces.
Ahí, paseo con mi lengua. En busca de tu
sabor más puro. Tu piel sobre mi piel.
Más profundo, más adentro.
Quiero rozarte, olerte, besarte, todo.
Vos. Cogeme. Cogeme durísimo.
Fuerte y con las ganas que nunca tuviste en tu vida.
Hace presión hasta el fondo sin parar, que me encante y
me duela, y yo grite. Cada vez más alto.
Cogeme en la cama, en la silla, contra la mesa,
en cuatro, por atrás, por adelante. Entra.
Entra adentro mío contra la pared, de espalda,
de frente. Besame los hombros, el cuello,
dejame tu saliva en la boca que estoy, tan sucia.
Perseguime. Empujame.
Acorralame. Mordeme.
Pegate a mi como si fuéramos uno.
Quiero que te encuentres adentro de mis ojos.
Acaba. Acabame.
Todo. Toda.
En el piso, en la cama. Suave, lento, violento.
Desarmame. Armate. Como más te guste.
Como más lo desees. Pero no te olvides, por favor,
no te olvides de sostenerme para no caerme del mundo.

miércoles, 8 de octubre de 2014

19 días

19 horas.

[No me digas que te olvidaste de cómo cuidar(me)
Todo.
me indica que sí]

El aire equívoco en mi pecho.
El agua en mi cuello, en las rodillas,
en el piso, en la mesada, en mis manos.
Lágrimas ensuciando mi cara.
Y ahí está, me ahogo.
Me ahogo, hago ruidos extraños y
ya no veo lo que estás escribiendo.
Mi cuerpo se quiere caer, y yo no quiero.
No siento lo que estás diciendo.
Me muerdo, me hundo, me grito.
Me odio, me odio cuando no puedo volver.
Cuando no puedo conectarme a este espacio habitado por mi.
Horrible. Sucio. No hay cable.
corto circuito y apagón general.
Florecen todas mis heridas, y me contengo en cuatro paredes.
Todos mis nervios están encendidos, me desgarro en un rincón
con un vestido floreado.
Me contengo en cuatro paredes; rompiéndome.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Restos






XXV
Estoy infectada
de todo esto que no
existe. 

XXVI
 El sol es un
espacio de fuego.


XXVII
Cuando no estás.
Estoy deshabitada.
Sos el hilo que me 
conecta a todos los 
espacios habitados.


XXVIII
Todo
es una pieza 
que yo necesito acomodar.
 Una abajo de la otra.
 Una encima de la otra.
Una atrás de la otra.
XXIX
 El otro día 
quise llorar. 
Tan fuerte, 
tan dolido. 
Qué me hubiese 
arrastrado por 
el piso.

XXX
 Si yo quiero
puedo hacer que todo
parezca terrible.
Irrevocable. 

Insostenible.

jueves, 11 de septiembre de 2014

Romance

Los quiebres de mis brazos no me dejan
Abrazarme. 
Encontrarme.
Tocarme. Entregarme. 
Gritarme.
Agarrarme. Morderme.
Apretarme.
Todo.
Toda.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

III

(Como lo escribí)
Les recomiendo  leer esto con los ojos cerrados.


Hay tres agujeros negros
Suenan como las olas en el mar.
Adentro del mar.
Las manos en la cara.
Los pies están manchados.
Los pensamientos son campanas
de color celeste.

Yo te veo.
Reír, cantar, bailar.
Pero no te veo llorar
Las manos en la cara.


Yo te siento deambulando,
rozando, tocando, el pasillo
del cansancio.

Y siento, y siento, y siento
a los fantasmas ponerse de pie en
otra dimensión.
Me voy armando, picando, sacando.

Me paro en ese punto exacto entre
un mundo y el otro.

No me animo a decirte que con los
ojos entre abiertos veo la sombras
de estos fantasmas ¡y son flores!


Flores de primavera. Flores sucias.
Sucias. 
como mi boca.
No estoy pintando. Estoy mirando.
Mirando un electrocardiograma computarizado.
Mi corazón. Funciona, y el papel con forma
de línea ya no es erróneo.
No espero en salas oscuras pero quiero gritar
porque las flores. 

No me animo a decirte que
siento una desesperación que tiene tiempo.
Que esta cerca y me empuja y me golpea.
Estoy gestando paisajes perfectos.
Que viene en línea hacía acá.


Las flores están creciendo
y vienen por mí.

miércoles, 20 de agosto de 2014

27


Ustedes estaban todas en la mesa.
Era la hora de almorzar.
La casa, la habitación, el pasillo.

Corriendo, buscando a madre.

También estaban algunos de ellos.
El baño, el patio, la otra habitación

Corriendo, buscando a madre.

El agua en los ojos de ellas.
Lucían tristes, pero al mismo tiempo
alegres como sus vestidos.

Pronto el pasillo se había convertido
en un laberinto de viaje.
Comenzaba en la casa que vivimos algunos,
y terminaba en la casa que vivimos todos.

Yo, corriendo, sin parar.
Con el agua de mis ojos en el cuello.

De una casa a la otra buscando a madre.

¡Y al fin!
Abrí la puerta de color amarillo pastel.
Mi felicidad fue absoluta y tan grande: Madre.
Mis ojos lloraban felicidad y no desesperación.

Pero era la hora del almuerzo y nos trasladamos
a la casa donde vivimos algunos.
El silencio dibujaba los rostros de todos los
que estábamos al rededor de la mesa.
Yo sentía mi piel incómoda por las lágrimas que se habían secado.

Vos. Joven y blanca, me miraste con tus ojos oscuros.
Y vos, me dijiste, que era mejor que me fuera de nuestra casa.
Había sido tu idea, y al parecer todos estaban de acuerdo.


Mis lágrimas recorrían un camino que ya se había delineado.
Las paredes comenzaban agrietarse, mi corazón latía como una
bomba a punto de estallar.

Y yo, buscaba a madre.
Buscaba a padre.
Las paredes, la mesa, ustedes. Ellos.
Yo, disolviéndome.

Con un movimiento involuntario, desperté.


[Tuve un sueño errático.
Mi angustia dentro de una taza.
Negra y liquida como el café de esta mañana]

miércoles, 6 de agosto de 2014

Dos caras



Me volví
Exacta y sin 
dimensiones.
Lo elástico del esmalte
sobre una pintura.
Alguien está llorando 
mis lágrimas.
Profundo.
Mi piel 
me pertenece
Ya no tiemblo. 
Ascendí como un sol, 
bañandome en fuego.
En sueños retorno teatralmente
a mis templos de dolor.
Habitación por habitación
corriendo. Con la
cadena en mis zapatos.
Mirando a los ojos
a todas mis versiones.
Alguien se está doliendo
en mi cuerpo.
Oscuro.
No siento el tirón
de las sombras.
Estoy danzando, sola.
Limpia.
Me volví,
un caleidoscopio 
que tiene color.


 


jueves, 12 de junio de 2014

El pozo

XII 

¿Qué 
pensas antes
de dormir?
Yo, pienso
 que voy caminando
descalza por un patio. 
Siento el olor húmedo 
del césped. El frío en 
los pies. 

De repente.
Me caigo a un pozo. 

No temo. Porque
sabía que el pozo estaba por ahí. 
Lo estaba buscando, y voy cayendo
de espaldas a un pozo 
profundo y negro. 
Tan negro que casi 
presiento que hay luz. 
Veo las olas que me vestido
forma con el aire de ésta caída
que tiene fin. 

Tengo los ojos abiertos
y siento una paz tan grande
que podría hacerme temblar
todas las partes del cuerpo. 

Toco el fondo.

Llegué.
Estoy en esa oscuridad 
como todos los que 
están a punto de dormir. 

No siento nada más 
que paz, a cientos de
metros veo el cielo. 

Negro. Como éste pozo.

Ahora; sólo existe 
mi existencia y el cielo.

Mis párpados comienzan a bajar
tan, pero tan,  lento que se
asoman todos los colores.

Cierro los ojos y es sueño.

Es negro. 

sábado, 26 de abril de 2014

Buscame


Los árboles caídos no brillan dentro mío. 
No encuentro la parte del cuerpo que no es mio. 
La taza está vacía y sí, suenan los brillos dentro de la cuchara.
Mis ojos mirandome, estoy llenando los vacíos con tu mirada. 
Quiero girar, y girar, hasta que los árboles se transformen
en una sola línea recta.  Adentro de la línea estoy danzando y yo
no sé que colores son éstos que me persiguen. 
Los pensamientos se dieron a la fuga, algo se quiebra lento. Tan
lento que ruge, cruje,  y estalla. ¿Y tus ojos? ¿Y mis ojos? 
El agua que une mis huesos abraza mi dolor, baja por todo mi cuerpo 
como una corriente fría. No hay nada que separar, la voz se desata y el
cuerpo escupe dolor sin color. 
Los árboles siguen cayendo y yo estoy en las raíces pálidas del amor.
Descoloridas, más y más.


[Las nubes bajan a 
saludarme, me estremezco.
Quieren llevarme 
allá]


lunes, 24 de febrero de 2014

El mundo real

 

En el mundo real
(de alguna manera)
Yo, soy 
error que cometiste.
El error que te mira 
a la cara, y es un 
recuerdo diario. 








jueves, 13 de febrero de 2014

Paseo (a)dentro de mis días

24 de diciembre 2013

Me mira desde lejos y me sonríe.
Y yo, le regalo todas mis sonrisas.
De adentro hacía afuera.
Siento; cientos de flores que revientan
adentro mío cuando sus ojos de miel
me miran. Me quiero comer tus ojos.

Enero 2014
Llueven universos rojos en mi ventana.
Rojo. Amarillo. Nubes y desiertos.
Rojo, sangre. Estoy azul. 
Nocturno como tus manos. 
Brillantina en habitaciones cuadradas. 
Soy amarillo.
Llueven universos dentro de mi universo.
Rojo, sangre. Amor. 


Octubre 2013

Hipotenusas.

La suma de nuestros fantasmas en la ventana.
Recuerdos que no recuerdo, olvidos que me olvido.
Tomar el té amargo. Bordado de flores azul oscuro.  /
La aspereza del pincel sobre mi piel.
Acariciar; miles de hojas y hojas de libros que no son míos.
Bailar, entre millones de luces por encima de las sombras.
Y el mar se rompe en mis ojos, la espuma blanca queriendo
comerse mis pies.
Estoy mirando.
Me ensucio con doscientas nubes color gris
y los árboles en llamas.

Entre 7 y  10 de Enero 2014 

Del otro lado de este lío; te estoy esperando con mi corazón 
en la mano, para que lo destroces. 

De este lado de este lío; me estoy encendiendo y apagando. 

En el ahora de este lío; me quiero quedar acá. Mirándote
brillar adentro de mis ojos.
Febrero 11  

Hace 50 años 
Sylvia Plath  le entragaba
su vida al suicidio.
Palabras que se autoconsumen. 

Febrero 4

Me gusta escuchar 
ésta misma canción 
una  y otra vez. 
Mi parte favorita dice: 
"Sólo florecen fantasmas"
Tengo escalofríos. 

Febrero 7

Tengo un montón 
de habla silenciosa. 
Camina por mi cuerpo, 
los huesos se sacuden. 
Y me pierdo. No me olvido
de la sensación, la reconozco 
tan rápido que me exalto. 
Y respiro. Pero me olvido
de como respirar. 
Tengo un montón de puntos
(habla silenciosa) que se me 
están volviendo un planeta. 





miércoles, 22 de enero de 2014

2014

Una de mis voces
Me dice, desde lejos:
Encontrame.
Y yo, la escucho
desde otros lados.
Tengo un corazón 
chiquito detrás
del ojo izquierdo.
Otra de mis voces
no habla. 
Y yo, la  busco 
desde algún lago.
Tengo un corazón 
chiquito detrás
del ojo derecho.