lunes, 20 de octubre de 2014

miércoles, 15 de octubre de 2014

Juguemos a jugar.

 Les recomiendo (no) leer esto.

Juguemos a jugar. 
(En mi cuerpo con tu cuerpo)


Tus territorios están dentro de mi alcance.
Estoy trazando un mapa de tu cuerpo
Eso significa que me aprendí de memoria
tu universo.
Las grietas de tu boca, son mi lugar favorito.
Ya no soy una línea; soy cientos de lineas
en un vaivén sin frenos.
Tus pies. Tu voz. Tus pestañas.
Tus ojos. Tus manos.
Tus manos, encima, adentro, a través de mi
cuerpo.
Dibujandome y se arquea mi espalda hasta los
limites que permiten los huesos.
Estallan vidrios en mis ojos.
La raíz pálida del amor llenandose de colores.
Me ondulo, tiemblo, me quiebro toda. Quiero.
Quiero que me atrapes en tus manos y me
agarres las tetas, el culo. Que me aprietes a más
no poder contra tu sexo. Ahí, quiero sentirte
hasta las heces.
Ahí, paseo con mi lengua. En busca de tu
sabor más puro. Tu piel sobre mi piel.
Más profundo, más adentro.
Quiero rozarte, olerte, besarte, todo.
Vos. Cogeme. Cogeme durísimo.
Fuerte y con las ganas que nunca tuviste en tu vida.
Hace presión hasta el fondo sin parar, que me encante y
me duela, y yo grite. Cada vez más alto.
Cogeme en la cama, en la silla, contra la mesa,
en cuatro, por atrás, por adelante. Entra.
Entra adentro mío contra la pared, de espalda,
de frente. Besame los hombros, el cuello,
dejame tu saliva en la boca que estoy, tan sucia.
Perseguime. Empujame.
Acorralame. Mordeme.
Pegate a mi como si fuéramos uno.
Quiero que te encuentres adentro de mis ojos.
Acaba. Acabame.
Todo. Toda.
En el piso, en la cama. Suave, lento, violento.
Desarmame. Armate. Como más te guste.
Como más lo desees. Pero no te olvides, por favor,
no te olvides de sostenerme para no caerme del mundo.

miércoles, 8 de octubre de 2014

19 días

19 horas.

[No me digas que te olvidaste de cómo cuidar(me)
Todo.
me indica que sí]

El aire equívoco en mi pecho.
El agua en mi cuello, en las rodillas,
en el piso, en la mesada, en mis manos.
Lágrimas ensuciando mi cara.
Y ahí está, me ahogo.
Me ahogo, hago ruidos extraños y
ya no veo lo que estás escribiendo.
Mi cuerpo se quiere caer, y yo no quiero.
No siento lo que estás diciendo.
Me muerdo, me hundo, me grito.
Me odio, me odio cuando no puedo volver.
Cuando no puedo conectarme a este espacio habitado por mi.
Horrible. Sucio. No hay cable.
corto circuito y apagón general.
Florecen todas mis heridas, y me contengo en cuatro paredes.
Todos mis nervios están encendidos, me desgarro en un rincón
con un vestido floreado.
Me contengo en cuatro paredes; rompiéndome.