martes, 11 de octubre de 2011

Casi era un día perfecto

Casi era un día perfecto, de casas muy viejas con tejados sucios.
Casi era un día perfecto con los párpado llenos de nubes, y las pupilas cargadas de agua.
Casi era un día perfecto de zapatos bajos, pantalones rotos.
La acera húmeda, llena de pasos inseguros. Perpetuo aroma a café en todos los rincones de la ciudad.
Casi era un día perfecto de rostros desconocidos, y autos con luces encendidas en pleno día.
Casi era un día perfecto para hacer el amor. Desarmarse a besos, penetrarse de abrazos y suicidarse de placer.
Era casi un día perfecto.
Fantástico.
Poético.
¡Exquisito! casi tanto como un cadáver.

6 comentarios:

Tobias Maddox dijo...

dejá de llorar.

se viene el M-Z. guarda.

Pain and suffering dijo...

CÓMO COJONES HACES PARA ERIZARME LA PIEL?
es jodidamente increíble cómo te expresas..
ADORO TU BLOG.

besos!!!

Bianca dijo...

Simplemente me encanta ! Sobre todo la última frase .

Agnes dijo...

Un texto muy bonito la verdad , y el final, tétrico, me encanta !
Días asi, casi perfectos, siempre los hay, porque raro es el día en el que dices : hoy es un día perfecto... Al menos, en mis casos !
Por cierto, la imagen muy muy muy bonita, sobre todo por el color :)

JuustHippieBoo dijo...

Palabras como estas son las que me gustan leer & disfruto demasiado.
En mi caso aplico el; Era casi un día Imperfecto hasta que encontré tu blog. Un beso.

Fernanda dijo...

¿Cómo un cadáver? ¿Cómo tu cadáver?