miércoles, 7 de noviembre de 2012

Un punto ciego






Quería levantarme. 
Quería gritar con 
todas las fuerzas que no tenía.
Y rodeó su cuerpo, 
con un circulo de fuego.
Llegando a los extremos
para salvarse.
Visible, palpable, vacía.
Envolviendo las luces liquidas
que se salen de los ojos.
Gigantesco, terrorífico.
Pequeño, hermoso.
Adentro.
A la oscuridad más 
plena.



3 comentarios:

Agnes dijo...

Que intenso !

La Maga dijo...

Abrumador, como el calor !

Andrea Santana dijo...

Me gusta mucho tu blog, y desde hoy te sigo.
Yo también tengo uno y me haría ilusión que tú también me siguieras y comentaras tu opinión.

http://leerimaginarescribir.blogspot.com.es/

Me harías feliz como yo te e echo a ti.
Un beso... te espero.