martes, 17 de marzo de 2015

Fuego



[La tristeza, sin razón aparente, que la contemplación de un paisaje
bucólico despierta en el alma]
                                                                                           Haruki Murakami.





Como un círculo que se cierra 
para no volverse abrir. 
Deseo; tanto hundirme 
en la negrura de lo negro. 
De ese otro círculo que 
llevo dentro.
Dejame caer tan lento
que podrías tocarme,
besarme, morderme.
Traigo los hilos de aire
para llenar todo este
espacio vacío azul
gris rojo.
Estoy sola 
con los pies 
desnudos. 
Inamovible.
Inquebrantable.

2 comentarios:

Cristinargou dijo...

Cuanta fuerza tienen las últimas palabras...

Gonssalo M. dijo...

me gusto este poema... te dejo algo de lo mio...

No le resulta amontonar al amor entre adjetivos,
Sus besos son balas que atraviesan almas
Y juega con el efecto de su eficacia,
Salió a cazar humanos con forma de hombres,
Se aburre.

Escribe en la pared
“la semana tiene un solo dia, HOY.”