jueves, 8 de diciembre de 2011

Día tras día



Autodestrución.Ausencia. Lluvia. Encierro. Silencio.


Se genera desde la punta de mis pies, envuelve mis rodillas como el calor de diciembre, se expande por encima de mi cintura. Entra en mis brazos.
Se convierte en dos rayos dentro de mis manos; me obligan a sacar la tormenta que llevo dentro.
Cierro los ojos me permito volver a perder. Ni siquiera tengo miedo, repito aunque nadie este escuchando.
En mi boca habla por. Se reinicia,vuelve con otras voces. De colores. De muchos colores.
Su pequeñez y su brillo las convierten en grandes sombras capaces de aplastar todo en el camino.
Un paso firme. Una voz grande. Unos ojos que te miran fijo. Una bala que dispara directo a tu cabeza.
Autodestrucción. Pero es que... esa palabra. Esa palabra:Me pertenece.



¡Gracias a las 400 personas que me siguen acá!

3 comentarios:

PinkTomate. dijo...

Nuestro peor enemigo somos nosotros mismos, y si te dices a ti misma que eres auto-destructiva te identificarás con ello y te sentirás más perdida aún. Es mejor decir (Aunque no te lo creas) Amor propio, esas palabras me pertenecen.

Escribes estupendamente, besos.

El Poeta Maldito dijo...

"Entra en mis
brazos.
Se convierte en
dos rayos dentro
de mis manos; me
obligan a sacar la
tormenta que llevo
dentro..."

Un orgullo estar en los que la sigue.

Saludos.

Agnes dijo...

una y otra vez, te repetiré que me encantan tus textos, que me hacen mirar las cosas con otra perspectiva, e incluso me ayudas a inspirarme y a innovar con mis textos ( aunque últimamente no escribo mucho y no tengo éxito en el blog).
Enhorabuena por tus 400 seguidores, pero gracias a ti por no abandonarnos ! :)