miércoles, 8 de octubre de 2014

19 días

19 horas.

[No me digas que te olvidaste de cómo cuidar(me)
Todo.
me indica que sí]

El aire equívoco en mi pecho.
El agua en mi cuello, en las rodillas,
en el piso, en la mesada, en mis manos.
Lágrimas ensuciando mi cara.
Y ahí está, me ahogo.
Me ahogo, hago ruidos extraños y
ya no veo lo que estás escribiendo.
Mi cuerpo se quiere caer, y yo no quiero.
No siento lo que estás diciendo.
Me muerdo, me hundo, me grito.
Me odio, me odio cuando no puedo volver.
Cuando no puedo conectarme a este espacio habitado por mi.
Horrible. Sucio. No hay cable.
corto circuito y apagón general.
Florecen todas mis heridas, y me contengo en cuatro paredes.
Todos mis nervios están encendidos, me desgarro en un rincón
con un vestido floreado.
Me contengo en cuatro paredes; rompiéndome.

2 comentarios:

Agnes M. dijo...

Me ha recordado mucho a algunos textos de Anne Sexton, si no la has leído te la recomiendo.
Como siempre, me encanta.
Besos
Agnes.

Jorge Curinao dijo...

Como cuando el silencio es posible
y las palabras empiezan a temblar.