sábado, 18 de diciembre de 2010

El vacío sigue creciendo: No tiene fin




Nadie.
Nadie de noche silenciosa entre prados de colores invisibles.
Paseo de personas que no existen en lugares que no están.
Los puños que esconden la furia que nunca se vió en ninguna mirada.
Grietas que gritan, Sangre que corre, Daño que explota.
Los mundos se abren: Acá es todo o nada.
Es blanco o Negro. Estar o no estar. Vivir o morir. Amor o odio. Mentira o verdad.
La misería de mi alma no tiene fin, se agranda, y se expande por todo mi cuerpo.
Se derriten las palabras vacías, entre estantes, mesas, libros, espejos, sábanas. Todo está sucio.
Todo está cubierto de mi silencio negro. Ya no veo más nada, aunque quiera creer que hay un luz, la cual debo seguir.
Los vidrios fríos, denotan el odio que quiere salir, y todo se mezcla, todo se remueve y son esos sentimientos que alguna vez te golpearon fuerte los que hoy te hacen dudar.
La angustia reposa sobre el rostro cansado y vuelve al cuerpo débil. Obliga al cuerpo a ser débil.
¿ Y acaso son los débiles los más fuertes?
Se aceleran los corazones pero de acá nada nuevo sale.
¿Ésta es noche para ahogarse? ¿Es ésta noche para morir?

3 comentarios:

Madame JuJu dijo...

segurameente qe no
es solo una noche mas
qe debe pasar

si lo escribisite vos
escribis muuy bien!

Teamcry dijo...

Tal vez el mañana traiga días mas alentadores..
increibles palabras, me hacen pensar que sigo siendo tan débil.

::Teamcry::

Aiisha dijo...

No, solo es otra noche entre tantas qe faltan.
Me encantó tu texto.. felicitaciones