sábado, 3 de marzo de 2012

Té con limón


Días de cielo cruzan la delgada línea roja del crepúsculo. Brillan por su pequeñez, aquello que flota en el aire.
El río dibuja su camino como un montón  de pensamientos turbios,deslizandose suave, por la mente.  El brillo del sol de a poco se apaga, al igual que los latidos de mi corazón.
Se hace invisible mi alma como las flores escondidas debajo de mi piel, me encuentro divagando en el vacío de un lado al otro. No me encuentro.
Sus ojos eran profundos, como un pozo en la tierra. Húmedos;cargados de esperanza y angustia.
Las palabras se cruzan no llegan a ser. Tan fuerte. Tan cerca. Tan lejos.

3 comentarios:

Pain and suffering dijo...

Siempre adoraré tus poemas. He dicho.

Son tan arrebatadores.. puaf. Me encantan.

Agnes dijo...

Que profundo :)
Me gusta además como hablas de los pensamientos, lo estudio en terapias de psicología :)
un beso!

Trixie dijo...

Que bien escribes. Suena liberador y un poco tétrico jajaja
Espero que escribas mucho, porque el blog me encanta, y además no tiene el típico aspecto ni nada, las fotos chulísimas y los textos geniales! <3

xxx
-Trixie